Un estudio realizado por la Universidad Internacional de Valencia (VIU) arroja resultados positivos para España en cuanto al uso de las TIC en los centros de enseñanza.  

El estudio “Equipamiento y uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en los centros europeos y latinoamericanos” analiza diez países: cinco europeos (Alemania, España, Finlandia, Francia y Reino Unido) y cinco países de América Latina ( Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica y Uruguay). 
Según este estudio, en Reino Unido y España existe mayor número de ordenadores por alumno, se emplean las TIC con más asiduidad y existen más centros conectados a internet que en el resto de países estudiados.

La media, siempre en el ámbito del estudio citado, se sitúa en Europa en 15 ordenadores por cada 100 alumnos en Primaria y 21 ordenadores en Secundaria, mientras que en España constan 32 ordenadores por cada 100 alumnos en Primaria y se llega a 31 ordenadores por centenar de alumnos de Secundaria.  Por delante de España en este estudio sólo se encuentra el caso de Reino Unido donde prácticamente cuentan con un ordenador por alumno.

Las cifras que reflejan porcentajes de uso de las TIC en los centros docentes, nos dicen que un 52% de los alumnos españoles de Secundaria emplean el ordenador semanalmente en el aula.  Además, el disponer de más equipamiento no va ligado a un mayor uso de las tecnologías como parecería lógico suponer. De hecho Finlandia, por citar un ejemplo significativo, cuenta con un nivel de equipamiento superior a la media pero en cuanto al uso figura a la cola de este ranking.

En general, en Primaria, las TIC se usan, en el ámbito estudiado, transversalmente, es decir, se emplean como herramienta al servicio de todas las asignaturas. En Secundaria, salvo Finlandia, todos los países europeos contemplados en el estudio le dan a las TIC una presencia curricular independiente del resto de materias académicas.

Este estudio, cuyo autor es Vicente Gabarda Méndez, Coordinador del Grado en Educación Primaria en la Universidad Internacional de Valencia, se ha centrado en la etapa de escolaridad obligatoria que, en la mayor parte de los países, abarca lo que en España denominamos Educación Primaria y Educación Secundaria;  concluyendo que las nuevas tecnologías favorecen, entre otras cuestiones,  la motivación del alumno, siendo más que recomendable que las TIC formen parte del ámbito educativo.