Vía: SOGAMA
Nota de prensa 3 de febrero de 2015

Mejorando la gestión de los residuos, las empresas del sector también incrementarán su productividad y rendimiento"

•Así se pronunció Miguel Varela, CEO de la compañía gallega Teimas Desenvolvemento, S.L, con motivo de su participación en la jornada sobre empleo verde que, promovida por el diario Economía Digital y Sogama, se celebró en Vigo a finales del pasado mes de enero.

•El cometido de esta firma se encuentra focalizado hacia el desarrollo de software especializado en el ámbito medioambiental, contando para ello con una plataforma, Teixo, orientada a solventar buena parte de los problemas de tipo administrativo con los que se encuentran las empresas especializadas en gestión de residuos.

•Asimismo, cuentan con un portal de noticias en el que se hacen eco de las novedades del sector, siendo su objetivo que el ámbito de los desechos deje de ser la “Cenicienta” a nivel de información medioambiental.

•No obstante, y a pesar de todos los logros, Varela dio cuenta de las “piedras” que se han encontrado en el camino para posicionarse como “emprendedores verdes”, así como de las lecciones aprendidas: abandonar cuanto antes la “cueva técnica”, resultando imprescindible viajar y visitar, e involucrarse en las ventas.


Miguel Varela, CEO de la empresa gallega Teimas Desenvolvemento, S.L, compañía de base tecnológica en el ámbito de las TIC que desarrolla su actividad en el sector del medio ambiente, participó el pasado 27 de enero en una jornada sobre empleo verde que el diario Economía Digital, con el apoyo de Sogama, llevó a cabo en Vigo, en la sede de Afundación.

Creada en 2009, el cometido de Teimas está focalizado hacia el desarrollo de software especializado en el ámbito ambiental, contando con una plataforma orientada a proporcionar servicios a empresas y organismos productores, gestores y transportistas de residuos peligrosos y no peligrosos.

Varela habló de su experiencia al frente de esta entidad, precisando que, a pesar de que sus primeros años de operación coincidió de lleno con la crisis, hoy en día se encuentra en proceso de expansión, intentando abrirse a otros mercados.

En este sentido, y antes de entrar en materia, dibujó el escenario de partida, anunciando que, en España, hay más de 200.000 entidades que producen residuos, 10.000 operadores logísticos y 5.000 instalaciones que desarrollan actividades de almacenamiento, valorización y reciclaje. Un campo, a su juicio, muy interesante a nivel laboral y con grandes perspectivas, y ello porque el sector de la gestión de los desechos está muy presionado administrativamente, la trazabilidad es compleja y las obligaciones normativas, muy estrictas. “Se genera mucha documentación en un mercado con escasa optimización de procesos y con baja implantación de las TIC”, enfatizó.

Está convencido de que “mejorando la gestión de los residuos, las empresas del sector incrementarán su productividad y rendimiento”. De ahí que hubiesen creado el soporte “Teixo”, una herramienta sencilla y asequible con la que se elimina en buena parte los problemas de tipo administrativo.

En la actualidad, 140 centros hacen uso de la misma, por lo que se han visto en la necesidad de dotarla de más funcionalidades. Tal ha sido su incidencia, que el uso de Teixo aumentó un 2.500 por ciento en un período de dos años.

GESTORES DE RESIDUOS

Se refirió igualmente a su portal de noticias, vinculado exclusivamente a la gestión de residuos porque, tal y como manifestó, “las noticias vinculadas a los desechos son casi siempre negativas y la mayoría de los medios optan por esconderlas bajo la alfombra”. La plataforma mediática “Gestores de Residuos” cuenta con 20.000 visitantes únicos, y su objetivo es que el ámbito de los desperdicios deje de ser la “Cenicienta” a nivel de información medioambiental.


LIMITACIONES

No obstante, y a pesar de todos estos logros, Miguel Varela quiso dar cuenta de las “piedras” que han encontrado en el camino para posicionarse como “emprendedores verdes”. En este sentido, aludió a:

•La necesidad de experiencia en aspectos gerenciales, estratégicos o comerciales.

•Dificultad de acceso a la financiación: ayudas escasas y poco apropiadas.

•Procesos de autorización lentos y costosos que no favorecen el crecimiento del sector.

•Escasa capacidad de inspección por parte de las Administraciones, lo que fomenta prácticas de competencia desleal.

•Mercado de la gestión de residuos poco homogéneo, tanto en tamaño como en tipos de actividad.

•La economía se encuentra por encima de la concienciación ambiental.

•Mercado “menguante”. Plan de empresa poco realista, haciéndose difícil llevar adelante un negocio de escala.

•Mercado complejo y ciclo de venta largo.

Y a pesar de las trabas encontradas en el camino, de ser cuatro trabajadores en la empresa en 2009, pasaron a 12 en 2014. Y aprendieron distintas lecciones: abandonar cuanto antes la “cueva técnica”, resultando imprescindible viajar y visitar, e involucrarse en las ventas.