Gestión de residuos Gestión de residuos

Gestión de residuos

La gestión de residuos es el conjunto de actividades necesarias para el tratamiento de los desechos, desde su generación, hasta su eliminación o reaprovechamiento. Eso incluye la recogida de los residuos, su transporte, la gestión de los que son especialmente peligrosos, el reciclaje de los materiales aprovechables…

Objetivos

Con el tiempo, la gestión de residuos ha cobrado una gran importancia por motivos ecológicos y económicos. Desde los primeros tiempos, en los que la gestión de los residuos se basaba en transportarlos a un lugar apartado y usar la incineración como método de destrucción, hemos pasado a todo un proceso de reciclaje. Además, se ha mejorado la concienciación sobre la generación de residuos, lo que ha influido en el diseño de los productos, y el consumo de los mismos, para generar menos desperdicio.

Por otro lado, las leyes con el objetivo de generar menos residuos, como cobrar las bolsas de plástico, o los planes para prohibir ese plástico en 2021 en la Unión Europea, han cambiado radicalmente la gestión de residuos. De esta manera, los objetivos actuales de la gestión de residuos son:

  • Minimizar en lo posible su generación.
  • Reutilizar al máximo los materiales de esos residuos, mediante reciclaje.
  • Concienciación y educación sobre la gestión de residuos.
  • Mejorar el alcance de una gestión integral de residuos para que llegue a todas partes.
  • Usar métodos de tratamiento y eliminación que permitan la recuperación de energía y creación de combustibles. Dos ejemplos del cumplimiento de estos objetivos son Suecia y Noruega, que llegan a ser importadores de basura para generar energía.
  • Maximizar el reaprovechamiento de los residuos para tareas de abono y fertilización.
  • Fomentar nuevas tecnologías de eliminación, más ecológicas y menos dañinas que métodos tradicionales, como la incineración.

Dentro de estos objetivos, los más importantes son los de prevenir la generación de residuos y minimizarlos cuando se produzcan. A continuación, encontraríamos los de reaprovechar y reciclar al máximo para ahorrar materiales, generar energía y abono. Por último, estaría el de disponer de los residuos no reciclados de la forma menos dañina posible.

Como vemos, estos objetivos conectan con el concepto de Economía Circular, tan importante hoy día.